Iglesia del Redentor

19425 Woodfield Road

Gaithersburg, MD 20879

301-926-0967

info@church-redeemer.org

cargando Google Map...

Uno de los temas que a menudo es mal entendido es el tema del ayuno. Muchos están confundido en cuanto a lo que es el ayuno, por qué debemos ayunar, y el objetivo del ayuno. El ayuno es una disciplina espiritual importante en nuestra vida. Es importante para nosotros descubrir lo que nos enseña la Biblia sobre este tema y comenzar a ponerlo en práctica y aplicarlo en nuestra vida. En esta lección vamos a tratar de responder de acuerdo a la Palabra de Dios las tres preguntas que hemos planteado con respecto a este importante tema.

¿Qué es el ayuno?

Así como el cuerpo requiere de ejercicio y disciplina para mantenerse saludable, también lo hace nuestra alma y espíritu. El ayuno es un ejercicio espiritual que "tonifica los músculos de nuestra alma y espíritu ." La Biblia nos enseña mediante ejemplo é instrucción que el ayuno, cuando se acompaña con la oración, libera un poder espiritual refrescante en nuestra vida y circunstancias.
El ayuno se define formalmente como "el abstenerse voluntariamente de alimentos y bebidas por un cierto período de tiempo con el propósito de buscar el corazón y la dirección de Dios en oración y lectura Bíblica." El ayuno se puede realizar de muchas maneras diferentes.

Hay varios tipos de ayunos y enfoques para comenzar a ayunar. Aquí se describen algunos:

Ayuno completo –– No ingerir alimento o bebida alguna. Este tipo de ayuno no debe exceder de 3 días.
Ayuno regular -– No ingerir alimento sólido pero sí beber agua.
Mateo 4:2 (NVI) Después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.
Ayuno parcial -– Omitir ciertos alimentos cada día o restringir la calidad o cantidad de alimento o bebida que se consume.
Daniel 10:03 (NVI) En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume.
Ayuno de líquidos -– Un ayuno parcial que permite ingerir líquidos de todo tipo durante un período de tiempo. (Se usa en ayunos prolongados).

¿Por qué debo ayunar?

Jesús nos dio el ejemplo y de la Escritura se deduce que el ayuno constituiría una parte esencial en nuestra vida espiritual:
Mateo 6:16-18 (NVI) Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

De los ejemplos Bíblicos, podemos ver que el ayuno con frecuencia da lugar a un nuevo entendimiento y revelación del Señor:
Daniel 10:2, 3; 12 (NVI) En aquella ocasión yo, Daniel, pasé tres semanas como si estuviera de luto. 3 En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume… Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí.”
Hechos 13:2, 3 (NVI) Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: “Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.” Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.

El ayuno es una forma de poner nuestro cuerpo en sumisión a Dios. El hombre es un “ser tripartito” - cuerpo, alma y espíritu. Con frecuencia nos encontramos con que nuestro cuerpo nos controla y exige ser obedecido.

El ayuno es uno de los métodos de Dios para poner nuestro cuerpo bajo la autoridad del Espíritu Santo:
1 Corintios 9:26, 27 (NVI) Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. Más bien, golpeo mi cuerpo y lo domino, no sea que, después de haber predicado a otros, yo mismo quede descalificado.

El tipo de ayuno correcto

Es importante entender que un ayuno eficaz implica mucho más que abstenerse de alimentos durante un período de tiempo. Se trata de poseer un enfoque correcto. El ayuno no debe verse como una forma de presionar a Dios para que haga lo que le pedimos. El verdadero ayuno consiste en buscar al Señor para un cambio en nuestro corazón. ¡El verdadero ayuno siempre conduce al arrepentimiento y al cambio!

En Isaías 58 se presenta el tema de "el verdadero ayuno". Este capítulo está dividido en dos partes bien diferenciadas:
• El ayuno ineficaz - vs 1-5
• El ayuno eficaz - vs 6-14

Los versículos 1-5 describen el ayuno ineficaz del pueblo de Dios. Fue ineficaz debido a:
• Su superficialidad espiritual.
• Su desobediencia espiritual.

Dios no se complació con el ayuno de los Israelitas pues no buscaban un cambio en sus corazones y vidas. ¡Ellos permanecieron los mismos!

En los versículos 6-14, Dios describe los objetivos de un "verdadero ayuno". El deseo y el diseño de Dios para el ayuno es para que tenga un efecto personal sobre nosotros. El verdadero ayuno cambia nuestra perspectiva sobre la vida y nuestra orientación en la vida. A través de un ayuno bíblico ordenamos nuestras prioridades de manera que agradamos a Dios!

Los versículos 6, 7 describen cinco resultados específicos de un verdadero ayuno:
• Suelta las cadenas de injusticia (en nuestra propia vida y en las vidas de los demás).
• Desata las ataduras del la esclavitud al pecado.
• Libera a los oprimidos.
• Rompe todo yugo del enemigo.
• Abre nuestros ojos y corazón a las necesidades reales de los demás. Nos volvemos menos "egocéntricos."

Los versículos 8-14 describen los tipos de cambios personales y sociales que pueden ocurrir a través del ayuno verdadero.

Ejemplos Bíblicos del verdadero ayuno

• Jonás y Nínive
Jonás 3:4, 5; 10 (NVI) Jonás se fue internando en la ciudad, y la recorrió todo un día, mientras proclamaba: “¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!” Y los ninivitas le creyeron a Dios, proclamaron ayuno y, desde el mayor hasta el menor, se vistieron de luto en señal de arrepentimiento. … Al ver Dios lo que hicieron, es decir, que se habían convertido de su mal camino, cambió de parecer y no llevó a cabo la destrucción que les había anunciado.

• Ester y el pueblo Judío
Amán tenía la intención de destruir a los Judíos. Mardoqueo descubre esto y va a Ester para suplicarle que se acercarse al rey. Ella necesitaba sabiduría divina para acercarse al rey é interceder por su pueblo. Nota la respuesta de Ester a Mardoqueo:
Esther 4:16 (NVI) Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y si perezco, que perezca!

• El ministerio de Jesús y sus discipulos
Mateo 17:14-21 (NVI) Cuando llegaron a la multitud, un hombre se acercó a Jesús y se arrodilló delante de él. —Señor, ten compasión de mi hijo. Le dan ataques y sufre terriblemente. Muchas veces cae en el fuego o en el agua. Se lo traje a tus discípulos, pero no pudieron sanarlo. —¡Ah, generación incrédula y perversa! —respondió Jesús—. ¿Hasta cuándo tendré que estar con ustedes? ¿Hasta cuándo tendré que soportarlos? Tráiganme acá al muchacho. Jesús reprendió al demonio, el cual salió del muchacho, y éste quedó sano desde aquel momento. Después los discípulos se acercaron a Jesús y, en privado, le preguntaron: —¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo? —Porque ustedes tienen tan poca fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: "Trasládate de aquí para allá" , y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.

El verdadero ayuno acompañado de una ferviente oración son herramientas poderosas en las manos del Espíritu Santo para moldear nuestra vida, la vida de nuestra familia, para moldear nuestra iglesia, y literalmente, ¡para moldear el curso de la historia!

Para una guía práctica sobre cómo empezar y concluir un ayuno con éxito te invitamos a descargar el folleto 7 Pasos Básicos Para Ayuna Con Éxito.